El alcalde, el perro y Michelle Obama…

This is a fabulous story about Vejer’s Mayor – Antonio Verdu – and his frustrated attempts to present the Obama family with a Spanish Water Dog. The Obama’s were looking for a new dog for their daughter Sasha and it was Sr. Verdu’s idea to get them a top dog and Vejer into a top news slot… Sorry I haven’t translated it but summer’s here, no time  – you’ll have to take your luck with a Google translation to get the full story and find our what happened… Anyway here’s a great picture of the Mayor with one of our lovely curly water hounds…

Genial relato de los intentos frustratdos de nuestro alcalde Antonio Verdu y sus intentos de regalar la familia Obama con un perro de agua Español… lastima que no consiguió con el intento pero muy buena iniciativa…

Recientemente un diplomático español amigo y gaditano de adopción,  buen conocedor del asunto que a continuación relato, me refirió una simpática anécdota que viene a cuento de la visita de la familia Obama a Andalucia.

Cuando se supo ya hace un año que la familia presidencial se inclinaba por adquirir un “Perro de Agua Portugués” como Mascota Oficial de la Casa Blanca, un alcalde español de un pueblo de la Andalucía rural, concretamente el de Vejér de la Frontera, Antonio Verdú, saltó sobre la oportunidad de colocar en la Casa Blanca el animal destinado a convertirse en el más mediático del mundo y ofreció a Michelle Obama el obsequio de uno o varios ejemplares de “Perro de Agua Español”, raza oriunda de Andalucía muy similar a la raza portuguesa.

Ni corto ni perezoso el Alcalde de Vejér consultó su idea con la diplomacia española y tras comprobar que no había objeción a su iniciativa  escribió una carta a la primera dama de los Estados Unidos cuya respuesta reproducimos aquí. Existe una tradición histórica en los usos diplomáticos entre Jefes de Estado de regalarse entre si animales de especial belleza o rareza, caballos, perros o aves, así desde tiempos inmemoriales hasta los mas recientes como nos es dado comprobar en la llamada “Diplomacia de Oso Panda” que todavía hoy practica China.

La idea del Alcalde de Vejér parecía a primera vista una buena idea, pues de llegar a buen fin,  la referencia constante en  los medios de comunicación de todo el mundo a un “Spanish Water Dog”en la Casa Blanca, ayudaría a la proyección de España en el extranjero y previsiblemente elevaría la demanda de ejemplares de la raza no solo en Estados Unidos.

A pesar de la bondad aparente de la idea, ésta fue pasada por todos los peajes que un abogado del diablo pudiera imaginar antes de ser comunicada a la Casa Blanca. Se verificó que la raza estuviera oficialmente reconocida en los Estados Unidos por el “United Kennel Club”, lo que era el caso desde el año 2001, y por el “American Herding Breed Association” desde el 2007. Se comprobó que no hubiera “Ordenes Ejecutivas” en materia de lobby extranjero que pudieran hacer este regalo inaceptable para el Presidente de los Estados Unidos, lo que al ser un obsequio del Alcalde de un pequeño pueblo en nombre de sus vecinos no parecía ser el caso. Para evitar posibles impedimentos fitosanitarios frente a una exportación desde España, el Alcalde se ofreció a viajar a los Estados Unidos junto con un veterinario de la “Asociación del Perro de Agua Español” para seleccionar un ejemplar que respondiese al estandar más exigente de la raza autóctona en un criadero de los Estados Unidos, pues lo esencial no era que el perro fuera oriundo de España sino que la raza lo fuese.

Se apreciaron otras fortalezas en la idea del Alcalde que la hacían asumible: era políticamente correcta, pues el “Perro de Agua Español” es una raza recuperada de la amenaza de extinción gracias a un esfuerzo conservacionista de la Junta de Andalucía iniciado en 1975 en pos de nuestra biodiversidad. Por definición un perro de agua sería especialmente adecuado para una familia que había pasado sus primeras vacaciones en el mar de Hawai. Su generoso manto lo hacía idóneo para los fríos inviernos de Chicago y Washington, toda vez que no suelta pelo por lo que no es tan proclive como otras razas a  provocar alergias como las que sufre una de las hijas del Presidente Obama. Por su tamaño mediano es por así decirlo un perro “portátil” y por lo tanto apto para viajes frecuentes.

Hubiera sido un orgullo no solo para Vejér de la Frontera o Cádiz, sino para España entera que en lugar de “Bo”, la actual mascota que corretea por la rosaleda de la Casa Blanca o por Camp David, sube y baja del “Air Force One” y del helicóptero presidencial, lo hiciera uno de nuestros perros “turcos”, pero me temo que el Alcalde de Vejér competía nada menos que con el patriarca del partido demócrata, el Senador Kennedy (q.e.p.d.) quien finalmente regaló a los Obama su perro. Así es la diplomacia, “sometimes you win and sometimes you lose”.

Categories: 2010 Summer & Autumn, Uncategorized, Vejer

Author:James Stuart

Director y co-fundador del Grupo Califa. Viviendo en Vejer de la Frontera desde 1987 y trabajando con su primera empresa Discover Andalucia desde 1995. Casado con dos hijas es deportista y amante de la cultura en todas sus formas. Director and co-founder of the Califa Group. James has been living in Vejer since 1987. James's first company Discover Andalucia (1995) a destination management business for Activity Holiday operators has diversified into the Califa Group. Married with two children James is a keen sportsman and a lover of art and culture in all its forms.

Subscribe

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

%d bloggers like this: